En los atropellos y mareas nuestro pescado y marisco, siempre el más excelente, perdura.